FONPLATA

Martes, 10 Octubre 2017 17:48

Educación sin aprendizaje: una crisis global

A América Latina le tomará decenas, incluso cientos de años, superar la brecha con las naciones más desarrolladas.

En términos generales, Brasil está adelantado en 15 años al promedio de América Latina y el Caribe con respecto a la calidad de su educación. Sin embargo, tomará al menos 75 años para que este país alcance un puntaje promedio en matemáticas similar al de los países ricos. En lectura, aún peor, le tomaría 263 años en alcanzar los niveles de naciones más avanzadas, según datos del Banco Mundial. 

Por su parte, en Uruguay la proporción de estudiantes de sexto grado provenientes de hogares pobres que obtuvieron resultado “no satisfactorio” en matemáticas es cinco veces mayor a la de niños con una situación económica acomodada.

Es decir, a la brecha entre países se suma una brecha dentro del propio territorio de cada país que depende del nivel de ingresos de las familias de los niños que asisten a la escuela. A pesar de acudir diariamente a instituciones de enseñanza, una gran cantidad de alumnos no están escolarizados adecuadamente, sobre todo en países de ingresos bajos y medianos.

Esta es una de las principales conclusiones del “Informe sobre el desarrollo mundial 2018: Aprender para hacer realidad la promesa de la educación” (en inglés), elaborado por el Banco Mundial. De acuerdo al documento, estamos en presencia de una “crisis de aprendizaje” a nivel global. 

Según el informe, después años de escuela, millones de niños en todo el mundo no saben leer, escribir ni hacer las operaciones matemáticas básicas. Todo eso frustra los planes de desarrollo a nivel de las personas, pero también de los países, pues con escolaridad precaria no se puede poner fin a la pobreza extrema, ni generar oportunidades para promover la prosperidad compartida.

El organismo internacional destaca que la escolarización sin aprendizaje es una oportunidad desaprovechada, y también una gran injusticia contra niños y jóvenes en todo el mundo.

Jaime Saavedra, director superior de Educación del Banco Mundial, destaca que “los países en desarrollo no invierten suficientes recursos y la mayoría debería invertir con mayor eficiencia. No es solo una cuestión de dinero; los países también deben invertir en la capacidad de las personas y las instituciones que tienen a su cargo la educación de nuestros hijos”, afirma Saavedra.

La brecha social

Miles de estudiantes llegan a la edad adulta sin poseer las herramientas básicas para salir adelante. Muchos son originarios de ambientes donde hay pobreza, conflictos, discriminación de género y discapacidades. Esta situación refuerza que estas personas se mantengan en estas condiciones por no estar cualificadas para acceder a mejores oportunidades.

En vez de cerrar las brechas sociales, la crisis de aprendizaje está ampliándolas. A lo largo de los años serán muchos los que tendrán formación escolar pero con un desempeño de semi-alfabetizados.  “Esta crisis de aprendizaje es una crisis moral y económica”, dijo el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim.

Los resultados del estudio se recolectaron entre estudiantes que tienen la oportunidad de ir a la escuela en todo el mundo. Sin embargo, más de 260 millones de niños siquiera están matriculados en escuelas. Millones de personas llegan a edad adulta sin poseer las competencias más básicas para el mundo laboral, pese que muchos de ellos han asistido al colegio.  

Sede

Teléfono +591 3 315 9400
Fax +591 3 3371713
Casilla Postal 2690
Avenida San Martín #155, barrio Equipetrol, edificio Ambassador Business Center Piso 3
Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

Oficina de Seguimiento de Proyectos
Teléfonos +595 21 453 320
Avenida Mariscal López Nº 957
Asunción, Paraguay

Siguenos

Contacto Linkedin youtube Google+