FONPLATA

Miércoles, 25 Octubre 2017 09:37

El desafío de interconectar a América del Sur

Durante el Seminario Internacional especialistas analizaron las principales dificultades para la instalación del Corredor Bioceánico, un canal que aproximará los océanos.

"El desarrollo económico y social va junto con la interconexión de las infraestructuras", sobre la base de esta afirmación de Juan Notaro, presidente del FONPLATA, fue realizado este martes (24 de octubre), en la capital Asunción, el "Seminario Internacional Hidrovías y Ferrocarriles". A través de análisis, autoridades regionales de algunos de los países que van a albergar el Corredor Bioceánico y miembros de organismos internacionales expusieron cuestiones de logística y de movilidad para aprovechar el potencial económico de esta parte de América del Sur.



Aprovechar los ríos y los carriles de la parte austral sudamericana para establecer el Corredor Bioceánico, la gran obra que va a interconectar los océanos Atlántico y Pacífico a través de ferrocarriles e hidrovías, fomentando el comercio para mejorar el posicionamiento de la región frente a otras economías mundiales.

Al contrario de lo que ocurre en Europa y Asia, la malla ferroviaria en América del Sur necesita reactivarse por ser un medio de transporte que produce pocos contaminantes y que puede transportar tanto personas como mercancías. Este potencial necesita ser desarrollado para traer a la población sudamericana mejores oportunidades de integración y comercio. Son cientos de kilómetros a ser explotados para aportar mejores condiciones de vida y de trabajo a los ciudadanos de los países que participan en el Corredor Bioceánico.

América Latina ha avanzado en términos de integración económica y superado los riesgos de los mercados globales. Por eso la integración física de esos países es fundamental para mejorar la competitividad y también los índices económicos de los países de la región, sobre todo de aquellos que no tienen salida al mar, caso de Bolivia y Paraguay.

Para Andrés Pereyra da Luz, especialista en transporte del BID, la vocación económica regional tiene que ser tomada en cuenta porque "los países tienen un perfil claramente exportador, además América Latina es un granero para el mundo".
 
El Seminario sirvió para evaluar los desafíos de la infraestructura regional y analizar las oportunidades a invertir en sectores hasta entonces poco aprovechados en la región y que afectan profundamente el progreso.
"La hidrovía es un sistema complejo que no puede dejar de lado el desarrollo social", destacó Fausto Arroyo, especialista en Logística y Transporte en el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

La necesidad de integración del sector privado junto con el público es fundamental para el avance de estos sectores, que representan un motor para promover nuevas posibilidades de desarrollo para la región sur.
Ignorar estos potenciales es compatible con dejar de buscar un tesoro que está listo para ser descubierto sin contar el progreso que se llevaría al sector privado y en mayor alcance a las poblaciones que recibirían los beneficios directos por la facilidad de transporte y el estímulo en el comercio.

Para Ramón Jiménez, ministro de Obras Públicas de Paraguay, "las obras conjuntas nos llevan a creer que vamos a cambiar la vida de nuestros pueblos. El tema de la hidrovía es una frustración porque somos conscientes del desarrollo que puede generar para todos este eje", en referencia a los lugares que recibirían beneficios directos con la implementación de este canal.

El Corredor Bioceánico sería para América Latina lo que el Canal de Panamá representa en términos de desarrollo social y económico para ese país.

Sin embargo, uno de los desafíos es ajustar leyes y sistemas para dar continuidad a esta gran vía que va a revigorizar la región sudamericana posicionándola competitivamente en relación a otros mercados mundiales igualmente competitivos.

En un reciente comunicado, el Banco Mundial destacó que América del Sur tendrá este y el próximo año un buen posicionamiento en sus niveles económicos. Por eso, invertir en estas áreas podría representar el aumento a futuro de los negocios realizados con Asia y, como consecuencia, la reducción del tiempo de transporte de las cargas y una vía directa para expandir los actuales niveles de productividad y competitividad.

Los 3.500 kilómetros de extensión de los ríos Paraguay, Paraná, Uruguay y Plata representan un potencial de negocios de millones de dólares, y también un movimiento económico que beneficiaría a cerca de 17 millones de personas que viven en los países bañados por estas arterias que se interconectan.

"La hidrovía es competitiva porque tenemos de los ríos que la integran y que son totalmente navegables en toda su extensión", explicó Luis Pablo Niscovolos, secretario ejecutivo del Comité Intergubernamental de la Hidrovía.
Es preciso afinar detalles en cuanto a legislaciones y participación, según el ministro Obras Públicas Paraguay, Ramón Jiménez:

"Uno de los desafíos es saber lo que los países vecinos están haciendo en cuanto a las obras de conexión. El acceso a la información nos ayudará en el desarrollo".

Consolidar un proyecto avanzado como el Corredor Bioceánico significa esfuerzos conjuntos de varios sectores. Según Juan Notaro, presidente de FONPLATA, "los organismos internacionales están trabajando juntos para más divulgación sobre los proyectos y están haciendo un gran esfuerzo en América Latina".

El Seminario Internacional Hidrovías y Ferrocarriles, organizado por el FONPLATA (Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata), contó con autoridades de Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Sede

Teléfono +591 3 315 9400
Fax +591 3 3371713
Casilla Postal 2690
Avenida San Martín #155, barrio Equipetrol, edificio Ambassador Business Center Piso 3
Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

Oficina de Seguimiento de Proyectos
Teléfonos +595 21 453 320
Avenida Mariscal López Nº 957
Asunción, Paraguay

Siguenos

Contacto Linkedin youtube Google+