FONPLATA

Viernes, 01 Julio 2016 15:49

Cambio climático y el Acuerdo de París. La Cuenca del Plata es pionera

Planta Eólica - Uruguay Planta Eólica - Uruguay

El acuerdo de París constituye un gran avance respecto del anterior acuerdo de Kyoto y prevé recursos concretos para alcanzar las metas propuestas. En tal sentido, el Cono Sur es pionero en la transformación de su matriz energética y FONPLATA contribuye efectivamente a mejorar la gestión de los efectos del cambio climático.

La gran meta que se propusieron en Paris fue la de mantener el aumento de la temperatura global “bien por debajo de los 2ºC” y la realización de esfuerzos para acercar ese aumento a 1,5ºC. El pasado 22 de abril, en coincidencia con la celebración del “Día de la Tierra”, representantes de casi 200 países que estuvieron durante dos semanas reunidos en París en la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático a fines de 2015, suscribieron en la sede de la ONU, en Nueva York, un acuerdo global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Los países del Cono Sur, empero, desde hace tiempo vienen efectuando contribuciones efectivas en pos de las metas fijadas por el Acuerdo de París, al punto que la media de energía renovable en esta sub-región se estima que es superior al 30%, cuando en los países de la OCDE es de apenas el 8%.

En Argentina, el gas natural representa más del 50% de la matriz energética, contando con un enorme potencial para la incorporación de energía eólica.

Brasil, a su vez, cuenta con un 50% de su matriz energética conformada por energía renovable a través de la producción de etanol.

Bolivia, por su parte, con la instalación de plantas termo-eléctricas que emplean sus enormes recursos de gas natural, ha logrado que el 70% de su matriz energética tenga ese origen. El 30% restante proviene de las represas hidroeléctricas y energías alternativas.

En el caso de Paraguay, el 57% de su energía es de origen hidroeléctrico y más del 20% proviene de biomasa, contando con un enorme potencial para incrementar la participación de las fuentes renovables como la solar, la eólica y el gas natural.

Uruguay, por su lado, constituye un modelo inédito a nivel mundial en la medida que se apunta a un escenario donde casi el 100% de su matriz energética provenga de fuentes renovables. En la actualidad, casi el 60% de la energía eléctrica proviene de sus represas, en tanto el 25% lo hace de fuentes eólicas y el 15% de biomasa y solar, previéndose un incremento mayor de la participación de las energías renovables a partir del empleo de gas natural.

Por sus esfuerzos pioneros, el Cono Sur participa activamente en la solución al cambio climático y FONPLATA los apoya decididamente. Por ejemplo, a través de la financiación de programas dirigidos a gestionar los efectos del cambio climático, que afectan sobremanera a los segmentos poblacionales más pobres.

De ese modo, el Fondo ha venido aportado más de 13 millones de dólares para reducir la vulnerabilidad ante los desbordes de ríos e inundaciones en centros poblados y áreas de producción agropecuaria de las cuencas de los ríos Grande, Chané, Piraí, Yapacaní, Surutú e Ichilo, en el departamento de Santa Cruz, en Bolivia.

El Fondo también está contribuyendo con 35 millones de dólares para la gestión integral de la cuenca del Río Bermejo, ubicada en el norte de Argentina y el sur de Bolivia, constituyendo un área clave en el sistema hídrico binacional. El programa se propone, entre otras metas, mejorar la red de drenajes de un área importante de la cuenca y el establecimiento de un sistema de alerta temprana de inundaciones mediante una red de estaciones hidrometeorológicas.

Además de esos proyectos de infraestructura específicamente dirigidos a la gestión de los efectos del cambio climático, FONPLATA procura que los aspectos ambientales estén incluidos en los programas que financia, contribuyendo de ese modo a generar una cultura que apunte a mejorar la calidad de vida de las poblaciones de la región platense.

En definitiva, se trata de impulsar tres ejes simultáneos y entrelazados: seguridad energética, equidad social y mitigación de los impactos ambientales.

El Acuerdo de París

Se trata de un acuerdo histórico por su carácter universal, sustituyendo al acuerdo de Kyoto. Se convertirá en jurídicamente vinculante si por lo menos 55 países que representen al menos el 55 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, adhieren al tratado.

El acuerdo establece un fondo climático de 100.000 millones de dólares que a partir del año 2020 deberán conformar los países desarrollados y deberá ser revisado al alza antes de 2025. Los países emergentes, por su parte, harán aportaciones voluntarias a ese fondo.

La gran meta es mantener el aumento de la temperatura global “bien por debajo de los 2ºC” y la realización de esfuerzos para acercar ese aumento a 1,5ºC. “Para las empresas el texto es muy positivo porque da una señal muy clara a la inversión a largo plazo con un objetivo muy ambicioso de 2° e incluso bajando a 1,5°”, expresaron fuentes del Consejo Mundial de los Negocios para el Desarrollo Sostenible, que reúne a más de 150 empresas multinacionales cuya participación resulta fundamental para alcanzar las metas trazadas.

Bolivia desarrolla cambios en su matriz energética

En una entrevista realizada al Viceministro de Planificación y Coordinación, Diego Pacheco, explica el aporte de Bolivia para mejorar la gestión del cambio climático.

Desde FONPLATA se afirma que la Cuenca del Plata es pionera en la transformación de su matriz energética en relación al cambio climático. ¿Qué cosas está haciendo Bolivia en este sentido?

Bolivia, en el marco de los compromisos internacionales con la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) ha presentado su Contribución Prevista Determinada Nacionalmente (2016-2030) para avanzar en acciones vinculadas al cambio climático de forma articulada a los objetivos y metas del PDES. La contribución de Bolivia se presenta tomando en cuenta que el nuevo acuerdo climático debe elaborarse sobre la base de la visión de los pueblos y sus organizaciones sociales, reflejada en las conclusiones de Segunda Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Defensa de la Vida, de octubre de 2015, y creando el camino para alcanzar una solución a la crisis climática desde una visión alternativa a la actual.

La contribución plantea de forma integrada y complementaria diferentes resultados previstos vinculados al logro del vivir Bien en un contexto de cambio climático en agua, energía, bosques y agropecuaria, de la siguiente manera:

• Agua. Incrementar de forma integral la capacidad de adaptación y reducir sistemáticamente la vulnerabilidad hídrica del país.
• Energía. Incrementar la capacidad de generación eléctrica a través de energías renovables para el desarrollo local y de la región.
• Bosques y agricultura. Incrementar la capacidad de mitigación y adaptación conjunta a través del manejo integral y sustentable de los bosques.

Bolivia está avanzado con la construcción de hidroeléctricas multipropósito, inversión en energías renovables y en acciones masivas de forestación y reforestación en esta dirección, entre otros aspectos importantes.

Bolivia, particularmente, con la instalación de plantas termo-eléctricas emplea recursos de gas natural y ha logrado que el 70% de su matriz energética tenga ese origen. El 30% restante proviene de las represas hidroeléctricas y energías alternativas. ¿Cómo visualiza a Bolivia a futuro desde el punto de vista energético?

El Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social (PDES, 2016-2020) en lo que corresponde al sector energético se plantea como mayor desafío su potenciamiento para satisfacer la generación de energía eléctrica a fin de cubrir la demanda interna así como generar un importante excedente de potencia efectiva para la exportación, que permitirá obtener recursos económicos para el país y posicionar a Bolivia hacia el 2020 como un centro energético regional. Esto implica desarrollar cambios en la matriz energética con la diversificación de las fuentes de generación a partir del fortalecimiento de energías alternativas y renovables y promover la oferta en tecnologías renovables, tales como hidroeléctricas, geotermia, eólicas y solares.

A partir del 2020, los esfuerzos nacionales se orientarán a tener una mayor oferta por tecnologías renovables, tales como hidroeléctricas, geotermia, eólicas y solares. Bolivia incrementará la participación de energías alternativas y otras del total del sistema eléctrico, de 2% a 9% al año 2030.

¿Cómo se beneficia la población en general del cambio de la matriz energética?

Los beneficios del cambio de la matriz energética en el contexto de la inversión pública en energía son múltiples. Entre los principales tenemos los siguientes:
• Se han reducido las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) por cobertura de electricidad de 14,6% el año 2010 a 3% el año 2025.
• Se ha desarrollado el potencial exportador de electricidad, generada principalmente por energías renovables, llegándose a exportar el año 2030 un estimado de 8.930 MW, incrementándose la renta energética del Estado.
• Se ha reducido la pobreza moderada al 13,4% al 2030 y erradicado la extrema pobreza al 2025, por impacto entre otros de la generación y cobertura de energía, incluyendo el incremento, distribución y redistribución de la renta energética.
• Se ha contribuido al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) a 5,4% al 2030, debido a la incidencia del sector energético.

¿Cómo podría colaborar más FONPLATA en esta materia?

FONPLATA podría apoyar a los países complementando la inversión pública que se requiere para fortalecer el cambio de la matriz energética con un enfoque conjunto de mitigación y adaptación al cambio climático. Procesos de asistencia técnica y creación de desarrollo de capacidades también son importantes para avanzar en esta dirección.

 

Medios

Sede

Teléfono +591 3 315 9400
Fax +591 3 3371713
Casilla Postal 2690
Avenida San Martín #155, barrio Equipetrol, edificio Ambassador Business Center Piso 3
Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

Oficina de Seguimiento de Proyectos
Teléfonos +595 21 453 320
Avenida Mariscal López Nº 957
Asunción, Paraguay

Siguenos

Contacto Linkedin youtube Google+